Haciendo Apología de lo Evidente, mientras espero que Cualquier Noche Salga el Sol

viernes, 24 de julio de 2009

Otra Vuelta de Tuerca...

Se avecina otra vuelta de tuerca, contra la Clase Obrera.

El gobierno, la patronal y la dirección de CCOO y UGT están negociando una nueva reforma laboral y una reforma de pensiones, en lo que denominan“diálogo social” iniciado en julio de 2004. .

El objetivo ahora es conseguir una reforma laboral pactada antes del otoño, al estilo de la que se firmó en el 97. Después vendrán las pensiones y, como en los acuerdos anteriores, nada bueno se deslumbra en el horizonte para l@s en trabajador@s después de esta negociación.

El secretario general de CEOE, José María Lacasa, priorizó, la necesidad de abordar reformas estructurales, entre ellas la reforma laboral, incluso “por encima de temas como la rebaja de cotizaciones sociales”, que siguió insistiendo en que debería llegar a los cinco puntos, frente al recorte de 1,5 puntos ofrecido por el Gobierno.

No hay que olvidar que fue el gobierno “socialista” el que puso encima de la mesa lo de precarizar el empleo indefinido y rebajar las cotizaciones sociales que pagan las empresas. Pues una vez concluido el informe de la “comisión de expertos” que aconsejaba, entre otras cosas, flexibilizar y abaratar el despido como fórmulas para reducir el alto índice de contratos temporales, el gobierno presentó sus propuestas a mediados de marzo. Entre las muchas propuestas a negociar, destacan cuatro:

Primero: abaratar el despido por la vía de generalizar a todos los trabajadores el contrato indefinido de 33 días y 24 mensualidades de indemnización por despido improcedente, aceptado por CCOO y UGT en el 97, en lugar de los 45 días y 42 mensualidades del contrato indefinido ordinario (estadísticamente, más de la mitad de los nuevos contratos indefinidos son de esta última modalidad).
Segundo: ampliar el período de prueba de los contratos indefinidos, actualmente entre 3 y 6 meses.

Tercero: rebajar las cotizaciones patronales por desempleo a los contratos indefinidos.

Cuarto: aumentar las bonificaciones de las cuotas patronales a la Seguridad Social, pasando de los 2 años actuales a cuatro, y generalizándolas a todos los contratos indefinidos.


Las dos primeras propuestas (despido más barato, más tiempo a prueba) son claramente un nuevo ataque a derechos de los trabajadores, un nuevo avance en la precarización del empleo indefinido, en línea con las aspiraciones de la CEOE y con las recomendaciones hechas por el servicio de estudios del BBVA, la UE, el FMI y la OCDE. Por su parte, la rebaja de las cotizaciones patronales al desempleo y a la Seguridad Social son un nuevo trasvase masivo de salario indirecto y diferido de los trabajadores hacia el capital (¿qué otra cosa son las cotizaciones patronales sino una parte del salario del trabajador retenido por el empresario para situaciones de baja, desempleo o la futura pensión?). No por casualidad, la rebaja generalizada de las cotizaciones patronales es una vieja y permanente reivindicación empresarial.

Las pretensiones de la patronal: despido más barato, empleo más precario, menos cotizaciones sociales empresariales

Por otro lado, el documento de la patronal propone iniciar una "segunda fase de negociación" de reformas estructurales a partir del próximo 1 de septiembre, que abarquen la contratación, la flexibilidad interna de las empresas, la reforma de la negociación colectiva, la fiscalidad o el modelo energético.

Así, la patronal considera necesario negociar tras el verano "escenarios de creación de empleo, siendo un objetivo perseguible que además el empleo sea lo más estable posible", así como "el control de costes laborales directos e indirectos", aunque precisa que "la garantía de contar con mecanismos de adaptación es aún más importante".

Además, proponen ahondar en "mecanismos alternativos de flexibilidad como el tiempo parcial", que consideran "esencial" para la generación de empleo y que, a su juicio, "debería aumentar en un 50% sobre los parámetros actuales".

También desde el 1 de septiembre, la CEOE propone abordar la reforma de la negociación colectiva, negociar la mejora de la flexibilidad interna de las empresas, así como tratar la simplificación de los procedimientos administrativos en materia laboral, o la supresión de alguno de ellos.

Entre otras reclamaciones, destaca una rebaja de cinco puntos en el Impuesto sobre Sociedades para empresas de menos de 25 trabajadores y un volumen de ventas inferior a los 5 millones de euros, "sin ninguna limitación".

Asimismo, demandan que, simultáneamente a la mejora de los Servicios Públicos de Empleo, "debe intensificarse la colaboración de los servicios privados". Además, instan a que en los EREs de suspensión temporal de los contratos se extienda la bonificación al 100% de las cotizaciones empresariales, durante un periodo máximo de 240 días.

En materia de absentismo laboral, la CEOE propone la supresión de la obligación empresarial del pago de la prestación de baja por enfermedad entre el cuarto y el decimoquinto día.

Personalmente, pienso que CC OO y UGT estaban derrotados antes de empezar aunque es un paso el que reconozcan el fracaso de la reforma laboral que ellos avalaron en el 97. En palabras de Méndez: “Los sindicatos aceptamos rebajar las indemnizaciones para los nuevos contratos de los 45 días por año a los 33 con un máximo de 24 mensualidades. La contrapartida tenía que haber sido una drástica reducción de la temporalidad que no se ha producido”. En cifras facilitadas por ellos mismos, el porcentaje de contratos temporales hoy sigue siendo prácticamente el mismo que antes del Pacto, casi el 32%, y en cifras absolutas hay 5 millones de trabajadores eventuales, 1’5 millones más que entonces. Sin embargo, este clamoroso fracaso, que no les lleva a asumir responsabilidad alguna pese a las graves consecuencias que ha supuesto para los trabajadores, tampoco los mueve a rectificar. La esencia de su propuesta es, en sus propias palabras, “reforzar la inspección de trabajo, pues el principal foco de temporalidad se produce porque la ley se infringe”. En consecuencia, dan por buena la actual legislación laboral con algunas tímidas modificaciones (limitación del número máximo de contratos temporales, restricción del contrato de obra y servicio, aumentar la cotización por desempleo de los contratos temporales, reforma del contrato a tiempo parcial, mayor control de las subcontratas y responsabilidad de la empresa principal…) y ponen el acento en la lucha contra el fraude como el instrumento principal que ha de permitir reducir a la mitad en 10 años (¡largo lo fiais!) el porcentaje actual de contratos eventuales. Como afirmó Fidalgo, “no estamos proponiendo que se penalicen los contratos temporales, sino que se luche contra el fraude”. Imbuidos por el pragmatismo de la inevitabilidad de las políticas neoliberales, Méndez y Gutiérrez están dispuestos a aceptar una nueva rebaja de las cotizaciones sociales de la patronal, a sumar a los casi 3.000 millones de euros que ya reciben en bonificaciones, sugiriendo que se paguen de fondos del INEM, en lugar de reivindicar que el superávit se dedique a subir las prestaciones por desempleo y a ampliar la base de cobertura que apenas si cubre a la mitad de los parados.


Por todo lo expuesto, pienso que hay que prepararse para otra vuelta de tuerca…


He visto por ahí una iniciativa, de IU que consiste en "bombardear" vía e-mail lo que son interesantes propuestas del tipo mandar un mensaje del tipo:

“La CEOE pide reducir las cotizaciones a la S. Social.
Dato: Salario medio declarado por los empresarios en 2006, 13.000 euros año. Declarado por los trabajadores 20.000 euros año.
De verdad ¿ganan menos los empresarios que los trabajadores o es que defraudan más a hacienda? Reivindiquemos a Zapatero, a CCOO y a UGT que no se ceda ante la CEOE con un mensaje que podía ser: No al recorte de cotizaciones a la S. Social”.
Y mandarlo con asunto: “NO AL RECORTE DE COTIZACIONES A LA SEGURIDAD SOCIAL”. A las Las direcciones de correo: Presidencia del gobierno:
jlrzapatero@presidencia.gob.es; UGT:tsanchez@cec.ugt.org ; CCOO: sgeneral@ccoo.es.

Como digo es una idea… Aunque…¿ No va haciendo falta ya una huelga general?

1 comentario:

historianecdótica dijo...

Primo, te dejo el URL de mi Blog http://www.historianecdotica.blogspot.com/

Por cierto, muy bueno tu blog, me pasaré a menudo para contemplarlo y leerlo.